martes, febrero 23, 2010

La paciencia y el dolor como aliados


Hoy me siento especialmente contenta, más que otros días atrás, y es porque voy viendo que va brotando todo aquello que sembré durante estos dos últimos dos años y medio.

En momentos así recuerdo las largas conversaciones con mi hermano Carlos en mi casa, en Lanzarote, cuando los dos estábamos pegando fuerte por alcanzar nuestras metas...días, semanas, meses, años encerrados en nuestros cuartos, él estudiando oposiciones para la Comisión Europea, y yo confeccionado mi futuro ya que mi pasado se había roto en mil pedazos. Pero a ninguno de los dos nos faltó la fuerzas para seguir, y ese era siempre el tema de nuestras grandes conversaciones.

Mi hermano me decía, Manu, aprende a trabajar con el dolor. Que el sacrificio que hagas no suponga un sufrimiento, sino un aliado. Aprende a convivir con él hasta que seas inmune, que las ganas sean tan fuertes que apenas sientas dolor donde sí lo hay.

Y aprendí a convivir con el dolor. Al principio fue duro, pero con el paso del tiempo no me daba cuenta de que estaba ahí. Ya era mi aliado.

Otro de nuestros temas era la paciencia. Yo siempre fui mi impaciente, y cuando me veía nerviosa, ansiosa porque las cosas no salían o todo se volvía a complicar de nuevo desesperada hablaba con él y siempre me decía que el 80% de las cosas no salían por falta de paciencia y que el éxito venía justo después de algo que se parecía mucho a una derrota definitiva, pero lo que diferencia a los que tienen éxito es que no desistían a pesar de ello. También solía nombrarme a Kafka y que la paciencia es el único camino para hacer nuestros sueños realidad.

Mi hermano Carlos sacó las oposiciones y tiene ante sí dos opciones maravillosas sobre las que seguir desarrollando la historia de su vida. Cuatro duros años duró su abismo, sin preparadores, aislado, encerrado. Sólo su perseverancia y él. ¡¡Fue tan emocionante recibir esa noticia!! ¡Su éxito es mi éxito!

Yo sólo llevo dos años y medio de empuje pero, como dije al inicio del post, ya veo los brotes.

Caco, este post va dedicado a ti. Sin ti no lo hubiera conseguido.

13 comentarios:

Iñigo de Luis dijo...

Gracias por compartir esto con nosotros. A mí, personalmente, me da fuerzas para seguir adelante. Ser paciente es difícil, pero es un esfuerzo que merece la pena si es por alcanzar algo que quieres.

Un abrazo

Sofi in the city dijo...

Hola Íñigo!!Ya te echaba de menos, eh?

Aprender a ser paciente es muy difícil y está mal definido. Paciente no es el que espera, es el que sabe sufrir y por eso sufre menos. Acepta el dolor de la espera y no se jacta de lo mal que lo está pasando. No lo aumenta con angustia o desesperación, sino que lo disminuye a la mínima expresión con el pensamiento.

Porque mientras se espera en la vida a que las cosas sucedan, se puede llegar a sufrir, y es por eso que el paciente aprende a sufrir no sufriendo.

Besos!

Manu

Angel Cabrera dijo...

Reveladora experiencia. Yo he aprendido, sigo aprendiendo, que es la suma de los pasitos, uno detrás de otro, lo que hace un camino largo y provechoso y que muchas veces las metas son postas, puntos de descanso para luego continuar.

Gracias por compartirlo. (Y por ese enlace del valor del esfuerzo.)

Sofi in the city dijo...

Hola Angel,

Gracias por tu comentario. "Todo llega" es el cartel que mi madre nos colgó en la nevera de casa para que cada vez que lo viéramos fuésemos conscientes del valor de la paciencia.

Y mientras, uno va construyendo y confeccionando su propio destino.

Un beso,

Manu

Fede dijo...

No sé de quien es, pero dicen que "La paciencia es la pasión domada" y para mi es cuando logramos que la pasión confluya en nuestro proyecto y no rebalza: hay sí, somos productivos de verdad.
Tarda en llegar pero al final hay recompensa...
Abrazos Manu!!!

Sofi in the city dijo...

Fede!!! alegría de leerte!!

Sí, eso es!1 cuando eres capaz de vencer a tu propia naturaleza y domarla, ya puedes respirar tranquila, pero sabemos que no es tan fácil, son años de auto-observación y de prueba y error.

Y para los que hemos elegido vivir la vida intensamente, a veces de manera imprudente (pero es que la prudencia es el mayor enemigo de la creatividad!!)nos cuesta amansar a la bestia, pero con voluntad y educando a nuestra inteligencia, se logra!

Gracias por comentar Fede!

Beso enorrrme!

Manu

PEPA GONZÁLEZ dijo...

PRECIOSO. este post lleno de emotividad y sentimientos me ha llegado al alma. además de estar contigo y ser partícipe de esa gran satisfacción por el gran logro de carlillos. me entusiasma tu forma de ver la vida que te llega a gotitas como el rocío. sé que alcanzarás tus objetivos y como dice tu querido "Caco": paciencia, todo llega.
felicidades de nuevo por tu pluma. mil besos manu

Sofi in the city dijo...

Mari Joseeee!! Pero si somos hermanas, cómo no nos vamos a alegrar de nuestras cosas!

Por cierto, visiten este blog si quieren ver a través de unos ojos inteligentes mi preciosa isla y unos textos brillantes.

http://mpepaphoto.blogspot.com/

Besos a todos por allá! Los echo de menos.

Manu

Olivier dijo...

me ha gustado.

Manuel Granada dijo...

Hola;
La verdad es que me gusta leer un post en donde se valora el esfuerzo, la tenacidad, la paciencia, etc....en un marco (internet, nuevas tecnologías, redes sociales, blogs, etc....) en donde se prima por encima de todo la información "on line", sin "maduración", etc....
Observo que en medios tecnológicos hay quien también no obvia los valores de toda la vida y eso me gusta. gracias

Sofi in the city dijo...

Hola de nuevo Manuel,

Me temo que la única manera de prosperar es esa. El mundo online debe ser un reflejo de la vida offline y no al contrario.

Si te acabas de incorporar en este mundo verás que hay mucha info de técnicas, nuevas aplicaciones, nuevas tecnologías...pero sólo hay unos pocos que aportan valor porque se rigen por otros parámetros.

Gracias de nuevo!!

Manu

Sonia dijo...

Gran frase la de Kafka y grandes personas tú y tu hermano. Felicidades a él y a ti por la paciencia y la capacidad de lucha.
Un abrazo

Sofi in the city dijo...

Querida Sonia,

Bonito tu comentario, siento que hubieses captado la esencia de mi relación con mi hermano.

Gracias por pasarte por aquí y comentar. Seguiremos en contacto.

Beso!

Manu