domingo, agosto 31, 2008

Emprender en España

Vivimos en un país en el que la idea de emprender es una idea arriesgada de la que hay que olvidarse en la mayoría de las ocasiones. Si nos damos una vueltita por las Universidades y preguntamos a los estudiantes qué pretenden hacer con sus vidas, la gran mayoría les va a responder que opositar, ser funcionario del Estado. Horario de 8.00 a 15.00 horas y trabajo para toda la vida.

Es decir, la mayoría de la población española no está dispuesta a asumir riesgos de ningún tipo, y esto hace que nuestro país sea uno de los países en los que sea más difícil hacer negocios.

Según el Banco Mundial cuyo barómetro mide el clima empresarial de este año y el precedente, y que responde al elocuente título Boing Business, sitúa a España en el lugar trigésimo octavo de una clasificación que engloba a 178 economías y que encabeza un año más Singapur, un mercado al que siguen Nueva Zelanda, EEUU, Hong Kong y Dinamarca.

Este exhaustivo informe ha colocado como baremos para clasificar la rigidez empresarial en España: constitución de empresas; solicitud de licencias; facilidad para contratación de trabajadores; registro de propiedad; acceso a créditos; protección inversora; coste fiscal; comercio transfronterizo; protección jurídica de los contratos y normativa de quiebras y suspensiones de pagos. Cuadro "Facilidades y dificultades de emprender en España)

Por otro lado existen una serie de dificultades añadidas al carácter español que lo hacen más miedoso y prejuicioso a la hora de emprender:

Sentido de autolimitación: Los emprendedores españoles en muchos casos tienen poca ambición o el alcance de su ambición es local.

Ser proactivo: ser persistente, claro y no tener vergüenza es fundamental cuando se quiere conseguir financiación para un proyecto. La timidez, junto con la falta de cultura para pedir creo que es un claro hecho fundamental.

Miedo al NO: Tiene mucho que ver con lo comentado en el punto anterior, no pasa nada si la respuesta es un no. Es más es normal que la mayoría de respuestas sean negativas.

Miedo al fracaso: Este punto para mi es fundamental. Fracasos anteriores son considerados “buenos” en Estados Unidos ya que son sinónimo de experiencia y conocimiento vivido. Nada más lejos que en España, donde fracasar no sólo no esta bien visto sino que puede ser un handycap importante para de cara a tener nuevas oportunidades.

Falta liquidez y alternativas de financiación: Otro tema fundamental es la falta de un mercado claro que permita acceder a los emprendedores españoles a oportunidades de inversión sin que por ello tengan que renunciar a gran parte de la participación de la empresa.

Comunidades compactas: Son necesarios la creación de entornos que permitan crear climas donde emprender sea algo normal. Creo que es fundamental que los emprendedores puedan estar en entornos donde se comparten experiencias.

Lo que se ha expuesto anteriormente son las grandes diferencias que existen entre la idea española de emprender y la idea americana de emprender. Nos queda mucho trabajo por delante, basicamente el cambio del entorno que nos rodea.

¿Crear Silicon Valley en España es posible? Dejemos este tema para otro post.