jueves, enero 08, 2009

Vale la pena arriesgarse



Hace unos escasos minutos acabo de leer en un post del blog de Carlos Blanco que "vale la pena arriesgarse aunque haya que perder". Esta premisa la sitúa tanto en el campo empresarial como en el campo personal.

No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación y, curiosamente, de esto mismo hablaba con mi madre anoche. Ella me ha dicho muchas veces que yo siempre opto por las opciones más difíciles y que después, al sufrir el desengaño, me desmorono. 

Tiene razón. Soy una persona que me lanzo a la piscina y que en muchas ocasiones estaba vacía. La mayoría de ellas pero...no me arrepentiré jamás de las decisiones que tomé en el pasado porque los buenos momentos fueron los mejores, insuperables! y los malos, debo reconocer que fueron devastadores. Pero sólo por el hecho de haber vivido la parte positiva, ya valió la pena.

Quien no es conformista prueba suerte una y otra vez hasta que encuentra lo que busca. Cuando uno busca trabajo, o quiere independizarse profesionalmente, no coge la primera opción que se le presenta. La estudia y la analiza, y si no le ve futuro, no se lo piensa y corta. 

No me quiero extender con este tema porque creo que está bastante claro pero hay algo que todos sabemos y que pocos se atreven y es: Quién no arriesga, no gana.