martes, abril 21, 2009

"Relaciones virtuales" y construir relaciones largas y duraderas


Siempre tuve la errónea creencia de pensar que las relaciones virtuales eran superficiales, y ahora mismo, pienso justo lo contrario. Es más, incluso he llegado a mantener relaciones de amistad online mucho más duraderas y sinceras que en mi vida offline.

En mi vida diaria invierto tiempo en mantener y cuidar mis amistades online. Por otro lado, también invierto mi tiempo diario, y mucho, en leer y documentarme a través de los blogs que me aportan valor. Son verdaderas academias del conocimiento y siempre he intentado, algunas veces con éxito y otras no, localizar a su autor e intentar construir una nueva relación virtual duradera y fructífera. 

Mi primer objetivo al hacer esto fue rodearme de gente que me aportase conocimiento y aprendizaje y, en segundo lugar, para saber cómo hacían para que sus blogs crecieran de esa manera. Siempre les escribo, tengo la manía de contactar con todo el mundo sobre el que siento admiración. Mi mensaje es corto: “Gracias por inspirarme y enseñarme a través de tu blog. Eres muy generoso por compartir tus conocimientos.” Nunca les pido que visiten mi blog, ni que me lean. Si quieren, lo hacen. Y sino quieren, pues no lo hacen. Y es que si le pido a alguien con el que no me une ningún tipo de relación o sin haberme respondido a la pregunta de “¿por qué iban a leerme?” no creo que me hicieran caso y que les iba a interesar aún menos que si no se los sugiriese.

ENTENDER LO QUE LA GENTE QUIERE:

La gente sigue a otra gente para entretenerse, estar bien informados e inspirados, por lo que el contenido de mi blog tendrá necesariamente que satisfacer alguno de estas necesidades. 

Uno de los mejores cosejos acerca de cómo dirigirse a la gente online lo leí en pick the brain, donde decía que en su página web llegaron a un punto en el que tuvieron que dar media vuelta desde donde se encontraban, que era el punto de vista de lo que ellos querían, hacia el punto de vista de lo que los lectores querían. Y esta visión fue la que marcó su propio éxito.

Es un gran consejo, y el feedback que recibiré de mis lectores lo marcaré yo plasmando en este espacio el tipo de información, entretenimiento o inspiración que ciertas personas necesitan. 
De este modo sólo me queda por lanzar al ciber espacio dos preguntas:

¿Por qué lees Sofi in the city?

¿De qué manera puedo ayudar a otras personas?