martes, agosto 17, 2010

¿Somos realmente auténticos a la hora de comunicar?


Cuando te dedicas a algo muy interesante (dejo a criterio de cada uno la definición de muy interesante), en mi caso es el Social Media, la soledad es un recurso y no un castigo. La soledad te da la oportunidad de dialogar contigo y conectar con esa parte de tu persona que lo puede todo. Y cuando digo todo, me refiero a la inmensidad del todo.

Encontrar tu propia definición y estilo en aquello a lo que te dediques es la base de todo éxito. Pero más allá del éxito que, al fin y al cabo, es alimento para el ego, encontrar y poner en práctica tu esencia te hace ser mejor persona, estar en paz con muchas de las cosas que nos ocurre alrededor y, sobretodo, tenemos la tecla mágica que hace emocionar a quiénes nos escuchen o lean, porque la esencia humana expresada de cualquiera de las formas, emociona.

Cada vez que nos expresemos, debemos ser nosotros, cada vez que tuiteemos o que colgamos un post en Facebook, debemos ser nosotros. Cada vez que escribamos en nuestro blog, debemos expresar nuestra verdadera opinión.

Lo que más abunda hoy es la sobre-información y la falta de atención por parte de los usuarios, pues éstos se ven agobiados por la marabunta de datos, y quien se diferencia es quien se expresa de manera natural y honesta. De ahí el post que he publicado hoy en mi status de facebook:

"In Zen we put emphasis on behavior. By behavior we mean the natural expression of yourself. We emphasize straightforwardness. You should be true to your feelings, and to your mind, expressing yourself without any reservations. This helps the listener to understand more easily."

Y a su vez, éste fue extraído de uno de los blogs que más me gustan y que más me instruyen: Presentation Zen