jueves, febrero 18, 2010

Había una vez...alguien que quiso cambiar el mundo, su mundo.

¿Suena muy pretencioso? Puede, pero es así. Cuando emprendes una acción, una carrera, una empresa, una aventura lo que más te gustaría es cambiar el mundo, ver cómo tu acción cambia el status quo imperante.

Lo primero que una persona debería saber para empezar a cambiar el mundo es que no deben vivir la vida que los demás esperaban que viviera. A partir de ahí, planteémonos "la pregunta":

¿Qué desearías hacer realmente en la vida?

Empezamos fuerte, no? Si no tuvieras que hacer lo que haces ¿qué estarías haciendo ahora? Visualiza para ti cómo sería un día perfecto desde que te levantas y desayunas hasta que te acuestas. Incluye en tu visualización qué harías en cada hora del día, incluso con quién hablas, qué le dirías y cómo.

A partir de este ejercicio márcate una meta para conseguirlo y fíjalo como objetivo real, que se pueda cumplir. Acto seguido, coge papel y lápiz y escribe cómo sería tu día perfecto, pero esta vez combinado con tus metas reales, y así ya podrás empezar a esbozar lo que quieres hacer en tu vida, hacia dónde dirigir ese torrente de energía que tienes dentro y que no hace otra cosa que girar en todas direcciones.

¿Sabes lo más fascinante de marcarse metas a largo plazo? Pues que no sólo puedes alcanzarlas, sino que además, en mucho menos tiempo del que pensabas. Esto sucede porque tendemos a sobrestimar lo que podemos hacer en un día y a subestimar lo que podemos alcanzar con el tiempo.

Conectado con lo anterior está esa marca distintiva de cada ser humano. Lo que puede aportar de manera exclusiva al mundo. Pero alto! no todo es egoísmo. Si fuera así, los objetivos no se alcanzarían. Nunca te olvides que la humanidad sufre de grandes problemas. Si no eres capaz de empatizar con el dolor ajeno, nunca serás nadie. Empatiza y haz algo por los demás. Entonces estarás empezando el camino para cambiar el mundo. Tu mundo.

Obviamente necesitamos herramientas, utensilios y estas son:

- Una pasión inagotable. Es la herramienta más importante porque además mantendrán alejados a los que te querrán echar abajo el plan a toda costa.

- Una meta muy específica. Es recomendable saber que la meta hay que tenerla clara, pero la estrategia a seguir para conseguirla no tiene que ser siempre la misma. En este apartado yo me imagino hablando con la persona más influyente del planeta y contándole mi plan de acción. Por supuesto fliparía! ;-) (Para mí no hay nada imposible ni nadie inalcanzable).

- Una historia persuasiva y capacidad de convicción. Está claro, no? Tiene que conmover, persuadir, convencer. ¡Primero a ti! ¿Te emocionas imaginando consiguiendo tu meta?

- Habilidades que solucionen problemas de los demás. Sí...ya lo dijimos antes. No puedes avanzar sino empatizas con el dolor ajeno. Dar sin esperar a recibir nada a cambio. Este es un camino para buenas personas, personas de gran corazón.

- Un pequeño ejército. Aquí llega la parte que más me gusta: las redes sociales. Ya lo tienes claro: tu meta, el camino a seguir, tus habilidades encima de la mesa, tu diálogo introspectivo, tu pasión a prueba de bomba...y ahora ya estás preparado para usar las herramientas.

Como ves, no hay una guía perfecta ni una lista enumerada, ni un decálogo a seguir. Las claves son la determinación, la resistencia, la perseverancia, trabajo duro, cositas claras, empatía, solidaridad y un instinto feroz!

¡¡¡Buena suerte!!!

¿Quieres saber algo más? ¿se me escapa algo que te interesa saber? soy consciente de que hay mucha gente en la parrilla de salida sin saber qué pasos dar. Yo estuve así también. Si quieres contactar conmigo: manuelabattaglini@gmail.com





9 comentarios:

Nieves Serichol-Docentium dijo...

Fantastico Manuela!! un gran post y bastante reconfortante...se me quita el complejo de loca-apasionada-soñadora con el que me suelen etiquetar...yo tb soy de las que pienso que nada es inalcanzable!!
@sradalloway

Sofi in the city dijo...

Hola Nieves!! Muchas gracias por el comentario!

Bueno, el reto está en que los sueños se materialicen, sino...los sueños, sueños son!

No hay ser humano que no consiga lo que se proponga, sólo si quiere.

Gracias!

Beso,

Manu

yolanda dijo...

Enhorabuena Manu!
me ha encantado y a la vez me ha sentado como una bofetada en la cara. ahora mismo esta utópica idealista está buscando de nuevo la ilusión... sobre todo la ilusión en las personas!!
bs
Yolanda

Sofi in the city dijo...

Yolanda!! que ilusión tan grande leerte por aquí!!

Espero que recuperes pronto la ilusión.

Besitos enormes,

Manu

Joost dijo...

Exelente tu escrito Manuela ... llena de energia positiva, es un placer leerte y seguirte. Nos das un plan de acción que podría cambiar nuestra vida realmente. ¿Quién se atreve como tu?

Beso!

Sofi in the city dijo...

Jooooost!! Que tal?? Alegría leerte me da a mi!

Quién se atreve? Eso me lo preguntas tú?? quién quiera!! Sólo hay que querer!! Lo sabes!

Besitos,

Manu

PEPA GONZÁLEZ dijo...

Una pasión inagotable. Es la herramienta más importante porque además mantendrán alejados a los que te querrán echar abajo el plan a toda costa.

Maravillosa máxima manu. como siempre una se ve limitada por la elección de vida que ha escogido (es mi caso) pero eso sí: sin perder jamás la pasión inagotable por lo que me gusta y deseo.
Eres grande amiga mía. un besazo.

Flor dijo...

Deberías escribir libros de autoayuda. Tienes mucho que dar dentro de ti y podrías ayudar a muchas personas.....

Sofi in the city dijo...

Floooorrrrrr!!!! Qué ilusión que me escribas por aquí también!

Tengo ciertos proyectos muy chulos, pero tengo que confesarte algo...odio los libros de auto ayuda. Nadie prospera en base a experiencia ajena ni en base a consejos de ajenos.

Gracias por el comentario!

Besitos,

Manu