domingo, febrero 14, 2010

Queremos estar conectados. Los de la vieja escuela, ¿lo entienden?

Hola amigos, ¿qué tal están? Saben...no he hecho otra cosa estos días que darle vueltas a la cabeza con un tema que me apasiona y me preocupa al mismo tiempo, y no es otra cosa que la interconexión entre nosotros.

He estado revisando los comentarios a los posts que he escrito los días anteriores y me he dado cuenta de algo muy importante y esclarecedor: Necesitamos estar conectados y expresar libremente lo que sentimos. Necesitamos esa plataforma de unión y de encuentro en el que marcar la diferencia y lanzar nuestro mensaje.

Queremos sentirnos comprendidos y saber que, aunque nuestra visión del mundo no es la misma que la gran mayoría, marcamos la diferencia del camino menos transitado.

Las redes sociales han venido para quedarse, pero no para que cuatro "todo poderosos" nos sigan gritando las normas por las que tiene que regirse nuestro comportamiento. Te impondrán títulos, pasantías, respeto a la autoridad, escalar puestos pese a quien le pese, y una predisposición total a la obediencia.

También te encontrarás a los mediocres negativos que ni avanzan ni quieren que avances. Se reirán de tus ideales, intentarán rebatir todos tus comentarios y todo tu entusiasmo. Por eso hay que aprender a saber con quién hablamos de estas cosas.

Pero, eso ya se acabó.

Las redes sociales manifiestan una necesidad humana de expresión, pero en formato digital. Queremos estar conectados, marcar la diferencia, y pertenecer a un grupo (de hecho ya pertenecemos) y liderar un movimiento (que de hecho ya existe) con un gran mensaje:

CAMBIEMOS EL STATUS QUO

Esto está íntimamente conectado con la misión que tenemos en la vida y con esa característica especial que tiene cada ser humano que marca la diferencia con el resto. Sólo si quiere.

Habrán momentos de ruido ensordecedor, de peleas internas y externas. Habrán momentos de crisis, de dolor intenso y de dudas. Habrán obstáculos tan grandes y largos que casi podrán convencerte para que des media vuelta. Pero quien resiste gana.


P.D. No apto para todos los públicos.